• Tanja Brandt

Las lecciones más importantes para la comunicación que debemos aprender del baile

Actualizado: feb 23


¿Qué tienen en común comunicación y baile? Tanto comunicar como bailar son habilidades que pueden aprenderse. Ambas son complejas. Wikipedia define que “la comunicación es la unión, el contacto con otros seres, y se puede definir como el proceso mediante el cual se transmite una información de un punto a otro”. Lo mismo ocurre en el baile en pareja; necesitamos entendernos, estar compenetrados y en sintonía, ¡sin pisarnos ni chocarnos! Para lograrlo, utilizaremos la comunicación no verbal, que consiste en transmitir información sin usar palabras. ¿Por qué es tan complejo comunicarse de manera efectiva? Todos comunicamos de una manera u de otra, consciente y inconsciente, pero no quiere decir que la comunicación sea efectiva y que el mensaje que se pretende enviar llegue al receptor lo más similar posible a la idea que quiso expresarse inicialmente. Es más fácil hacernos entender con la ayuda de las palabras, ¿pero realmente es la parte más importante de nuestra comunicación? Solemos prestar más atención al contenido verbal, damos más importancia a las palabras. Pero es el lenguaje no verbal qué determina en gran medida lo que otros perciben y sienten sobre nosotros. La mayor parte de la comunicación es inconsciente (aproximadamente un 93%). Y es la más honesta, porque el cerebro inconsciente no sabe mentir. Aunque no hablamos, es imposible no comunicar. El cuerpo humano tiene más de 600 músculos para mover nuestro cuerpo y de ellos unos 40 intervienen para las múltiples expresiones faciales. ¿Crees que puedes controlar todos tus gestos faciales mientras comunicas? ¿Qué habilidades nos enseña el baile para la comunicación? La comunicación en el baile es efectiva cuando no genera confusión, dudas o interpretaciones erróneas. Es un entendimiento perfecto donde se crea una sintonía especial. La comunicación es bidireccional donde ambos se tienen que comprender para saber leer las señales no verbales de la otra persona. 1. Enseña a estar más presente y atento a los gestos El baile es un fluir hacia atrás y hacia adelante que requiere de toda nuestra concentración momento a momento. Para entender la comunicación, tenemos que estar atentos y prestar atención a cosas como el contacto visual, los gestos o los movimientos del cuerpo. Gracias a ello, la otra persona nos transmite sus sentimientos, emociones y estados mentales. Debemos saber percibir por ejemplo con qué grado de proximidad se siente mejor. Además nos ayudará a mejorar nuestra propia capacidad de comunicarnos de manera no verbal. 2. Enseña a comunicar sin palabras y mejora nuestras interacciones sociales Lo normal es que no se habla mientras se baila. Es importante saber crear un ambiente de confianza y de cooperación mutua y para ello es fundamental tener una actitud muy receptiva respecto a la persona con la que vamos a bailar. El contacto visual es el principal elemento de conexión con el receptor, porque con la mirada establecemos un mayor vínculo emocional, transmitimos mayor seguridad y comunicamos que nos importa la otra persona. En función de la retroalimentación que vayamos obteniendo de nuestro “interlocutor”, iremos respondiendo sutilmente a su conducta y adaptándonos a sus movimientos, como sí fuéramos un espejo humano. La mirada es un feedback en tiempo real de cómo discurre la “conversación”. 3. Enseña a estar compenetrados El baile es buscar la sintonía con la otra persona. En comunicación se llama Rapport. Se puede definir como la sintonía psicológica entre dos personas al comunicarse, una conexión que tiene inmediato reflejo en el lenguaje corporal. Conectar es abrir los canales de la comunicación, poner en común el alcance cognitivo y emocional del mensaje. Es decir, comprender lo que la otra persona nos transmite y hacérselo saber con nuestra conducta con el fin de crear entendimiento en nuestras relaciones. Como ocurre cuando bailamos en pareja, hay tres ingredientes imprescindibles para que el rapport funcione: estar en atención plena, no juzgar a la otra persona y entregarse con confianza. 4. Enseña a usar nuestra intuición y mejora nuestra consciencia Para entender las señales no verbales, es importante prestar atención a nuestra intuición con el fin de poder llegar a conclusiones correctas a partir de información escasa, sabiendo por ejemplo cuando alguien se siente incomodo. Todo lo que nos ayude a conocernos mejor a nosotros mismos va a redundar en una mejora de nuestra intuición. El baile es una forma de conectar con uno mismo. Es la práctica de la entrega, de saber estar en el aquí y ahora, poniendo atención hacía una conexión interna, nuestra respiración, dejando ir cualquier pensamiento y centrándonos solamente en percibir y sentir. Por lo tanto ayuda a entrenar la habilidad para percibir y comprender la realidad sin hacer uso de la razón, desarrollando nuestra conciencia sobre nosotros mismos y sobre los demás. Si quieres mejorar tus habilidades de comunicación no verbal, aprende a bailar en pareja. Ser un buen comunicador implica ser consciente de tu lenguaje corporal, ser capaz de analizar la conducta propia y calibrar el efecto que ésta produce en los demás.

#crecimientopersonal #comunicación

48 vistas

¿NOS MOVEMOS?

PONTE EN CONTACTO

sobre mi
servicios
productos